Reconciliación

El sacramento de la Penitencia, o Reconciliación, o Confesión, es el sacramento para borrar los pecados cometidos después del Bautismo.

Es, por consiguiente, el sacramento de nuestra curación espiritual, llamado también sacramento de la conversión, porque realiza sacramentalmente nuestro retorno a los brazos del Padre después de que nos hemos alejado con el pecado.

Horario de Confesiones

  • De lunes a viernes: media hora antes de las misas.
  • Sábados y domingos: veinte minutos antes de las misas.

Después del Bautismo sólo es posible obtener el perdón de los pecados mortales con la Confesión (aunque es posible anticipar el perdón con la contrición perfecta acompañada del propósito firme de confesarse y la posterior confesión.)

¿Qué se requiere para hacer una buena confesión?

Para hacer una buena confesión se necesita:

  1. Hacer un cuidadoso examen de conciencia,
  2. Tener dolor de los pecados cometidos,
  3. Tener el firme propósito de no cometerlos más (contrición o atrición),
  4. Decir los otros pecados al sacerdote (confesión),
  5. Y cumplir la penitencia (satisfacción).
¿Es necesario arrepentirse de todos los pecados cometidos?

Para la validez de la confesión es suficiente arrepentirse de todos los pecados mortales, pero para el progreso espiritual es necesario arrepentirse también de los pecados veniales.

¿Se puede tener un verdadero arrepentimiento si uno prevé que antes o después recaerá?

La previsión del pecado futuro no impiden que se tenga el propósito sincero de no cometerlo más, porque el propósito depende sólo del conocimiento que nosotros tenemos de nuestra debilidad.

¿Qué pecados es obligatorio confesar?

Estamos obligados a confesar todos y cada uno de los pecados graves, o mortales, cometidos después de la última confesión bien hecha.

¿Si uno olvida un pecado mortal obtiene igualmente el perdón en la confesión? Si uno olvida un pecado mortal obtiene igualmente el perdón, pero en la confesión siguiente debe confesar el pecado olvidado.

¿Si uno calla voluntariamente un pecado mortal obtiene el perdón de los otros pecados? Si uno, por vergüenza o por otros motivos, calla un pecado mortal, no sólo no obtiene ningún perdón, sino que comete un nuevo pecado de sacrilegio, el de profanación de una cosa sagrada.

¿Qué decían los primeros cristianos sobre la Confesión?

En la noche de la primera Pascua Jesús dio a sus apóstoles el poder de perdonar o retener los pecados en su nombre (Juan 20:20-23). Esto no se refiere a la asamblea de creyentes como algunos afirman. En Mateo 6:14-15 Jesús dijo: Porque si perdonáis a los hombres sus transgresiones, también vuestro Padre celestial os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas. Está claro que los creyentes no tienen la opción de mantener todos los pecados unos. El pasaje en Juan 20 se refiere al sacramento de la Reconciliación o Confesión como alguna vez lo llamó y los primeros padres lo sabían.

La Didaché

Confiesa tus pecados en la iglesia, y no vayas a la oración con mala conciencia. Este es el camino de la vida. . . , El día del Señor se reúnen, partir el pan y dar gracias, después de confesar sus pecados para que vuestro sacrificio sea puro

Didaché 4:14, 14:1 [AD70]

La Carta de Bernabé

Usted juzgará con justicia. No te harás un cisma, sino que de pacificar los que sostienen al reunirlos. Usted debe confesar sus pecados. No vayas a la oración con mala conciencia. Este es el camino de la luz.

Carta de Bernabé 19 [año 70]

Ignacio de Antioquía

Porque todos los que son de Dios y de Jesucristo son también con el obispo. Y todos los que gozarán, en el ejercicio de la penitencia, el retorno a la unidad de la Iglesia, estos también deberán pertenecer a Dios, para que puedan vivir según Jesucristo. Porque donde hay división e ira, Dios no habita. Para todos los que se arrepientan, el Señor concede el perdón, si resultan en penitencia a la unidad de Dios, y la comunión con el obispo (ibid. 8).

Carta a los de Filadelfia 3. 8 [AD 110]

Tertuliano

[Respecto a la confesión, algunos] huyen de este trabajo como una exposición de sí, o lo posponen el día a día. Al igual que las personas que contraen una enfermedad en las partes más vergonzosas del cuerpo y evitan darse a conocer a los médicos, y así perecen junto con su timidez propia.

Arrepentimiento 10:01 [AD 203]

Orígenes

[Un método filial de perdón], aunque difícil y laborioso [es] la remisión de los pecados mediante la penitencia, cuando el pecador. . . no se encoge de declarar sus pecados a un sacerdote del Señor y de la búsqueda de la medicina, a la manera de lo que dicen», le dije, para el Señor, yo me acuso de mi iniquidad”

Homilía sobre el Levítico 02:04 [AD 248]

Juan Crisóstomo

Los sacerdotes han recibido un poder que Dios le ha dado ni a los ángeles ni a los arcángeles. Se les dijo: “Todo lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y todo lo que desatares será, será desatado”. “Los pecados te perdonaré”, dice, “les quedan perdonados; cuyos pecados te conservará, les quedan retenidos.” El Padre ha dado todo el juicio al Hijo. Y ahora veo el Hijo colocar todo ese poder en manos de los hombres [Mat. 10:40, Juan 20:21-23]. Se eleva a esta dignidad, como si ya se habían reunido hasta el cielo.

El sacerdocio 3:5 [AD 387]

Horario

APERTURA DEL TEMPLO
De 8:00h a 21:00h (L-V)
De 9:00h a 21:00h (S-D)

Laborables
10:00
20:00 (Retransmitida online)

Festivos:
10:00
11:00
12:00
13:00
20:00 (Retransmitida online)

CONFESIONES Todos los días: media hora antes de misa.

SANTO ROSARIO
19:30h

ADORACIÓN SANTISIMO
Jueves a las 20:30h.

ADORACIÓN NOCTURNA
Tercer sábado de mes de 21:00 a 1:00

Dónde estamos

Sector Pintores, 11. Tres Cantos
28760 Madrid

Teléfono: 918 03 18 58